miércoles, 11 de mayo de 2016

¡El Señor Jesús viene!

Últimamente es tan común ver escritos de personas que relatan la venida del Señor Jesús, el arrebatamiento hacia las nubes, la persecución en los tiempos finales, la marca de la bestia; pero cuando uno tiene esa experiencia es muy distinta la percepción de estos eventos.

En la noche del 20 de marzo soñaba que me encontraba en la sala de espera de un aeropuerto chico esperando abordar un avión. Era un día asoleado, con temperatura agradable. De repente, comencé a  ver por la ventana que del cielo caían muchísimos carbones encendidos, eran meteoritos de distintos tamaños. Un hombre de edad muy religioso, va a tomar uno de ellos y le grito: – ¡No!  Se quemará –. Pero no me escucha y se quema las manos. Vuelvo mi vista hacia el horizonte, más allá del avión que debo tomar y veo a personas que se elevan en dirección al cielo, todos vestidos con ropa blanca y una hermosa luz les rodeaba. Despierto.

Después de un rato me quedo dormida y ahora me veo que estoy en la congregación. Es casi mediodía, hay reunión y la esposa de uno de los pastores se encuentra hablando, los demás escuchan. En un momento en que podemos hablarle, le cuento el sueño mencionado anteriormente;  escucha, no dice nada y continúa con la disertación de su tema. Uno de los pastores estaba sentado junto a los demás miembros y observaba. No sé por qué, pero  debía cambiarme de ropa y me voy al baño. Al mirar por la ventana, nuevamente veo que caen del cielo muchísimos carbones encendidos, eran meteoritos, pequeños y grandes. Y, al igual que el sueño anterior, veo a personas que se comienzan a elevar en dirección al cielo. Estaban con ropa blanca y un halo de luz  les rodeaba. Despierto.

“Las estrellas caerán del cielo….entonces aparecerá la señal…..y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta y juntarán a sus escogidos…” (Mateo 24:29:31; Marcos 13:24-27)

¡EL SEÑOR VIENE!

No hay comentarios.: